Cómo pueden los agricultores desvincularse de los fertilizantes sintéticos

por Arlene Barclay | Ago 8, 2023

El coste de los insumos más utilizados en la agricultura se ha disparado.

Desde 2020, el Banco Mundial  calcula que los precios de los fertilizantes han aumentado un 80%.

El efecto tiene un gran impacto en cada parte de la cadena alimentaria,  perjudicando económicamente a los agricultores y corriendo el riesgo de reducir sus rendimientos.

Un movimiento creciente de agricultores está convirtiendo este desafío en una oportunidad. La agricultura regenerativa permite reducir drásticamente los costes de los insumos y la dependencia de los fertilizantes sintéticos, al tiempo que restaura el suelo y la biodiversidad.

En este blog exploraremos el riesgo que supone el aumento del coste de los fertilizantes, el papel de la agricultura regenerativa para mitigarlo y los resultados de los agricultores que la aplican.

EL CRECIENTE COSTE DE LOS INSUMOS AGRÍCOLAS

La invasión de Ucrania, la crisis del coste de la vida y el colapso climático han sacudido colectivamente el sector agrícola hasta sus entrañas.

Desde 2020, los precios de los fertilizantes, alimentación animal y el combustible se han disparado.

Rusia y Bielorrusia son dos grandes exportadores de fertilizantes artificiales. Al haber sido objeto de sanciones comerciales, su disponibilidad ha disminuido drásticamente.

Los fertilizantes sintéticos a base de nitrógeno desempeñan un papel fundamental en muchos sistemas agrícolas modernos. Una ruptura en la cadena puede tener enormes repercusiones en el rendimiento, los ingresos y los medios de subsistencia de los agricultores.

AGRICULTURA REGENERATIVA: UNA SOLUCIÓN EMERGENTE

No es ningún secreto que la aparición de los insumos artificiales ha transformado la agricultura.

Sin embargo, estos mismos insumos han tenido un enorme impacto en los ecosistemas, reduciendo la fertilidad y la función del suelo, contaminando los cursos de agua y amenazando la biodiversidad. Como resultado, la tierra de la que dependen los agricultores se está agotando lenta pero constantemente.

Mediante la agricultura regenerativa, los agricultores pueden invertir esta tendencia.

La gestión regenerativa es un enfoque de la agricultura que pretende restaurar los agroecosistemas. Concede gran importancia a la salud del suelo, al tiempo que captura CO2 de la atmósfera, aumenta la biodiversidad de las explotaciones y mejora la gestión del agua.

Uno de los aspectos más prometedores de la agricultura regenerativa es que fomenta una biología del suelo diversa y activa que proporciona una nutrición adecuada a las plantas.

Este enfoque elimina los insumos químicos y opta por una serie de prácticas adaptadas a las condiciones específicas de cada explotación.

El reciente impulso a la mitigación de los efectos del cambio climático significa que los agricultores en transición hacia una agricultura regenerativa pueden acceder a ayudas financieras para sus esfuerzos.

Los fertilizantes son uno de los principales emisores de gases de efecto invernadero. Al reducirlo o eliminarlo de su sistema agrícola, puede generar Créditos Carbon+.

CÓMO FUNCIONA SOBRE EL CAMPO

Finca de Manuel Troya, Pajaretillo

Manuel Troya’s farm, Pajaretillo

Como enfoque sistémico, el primer paso de la agricultura regenerativa es construir un suelo sano y lleno de vida microbiana. Con el tiempo, los cultivos que crecen en este tipo de suelos requieren menos intervención, lo que permite a los agricultores eliminar el uso de fertilizantes.

Pero, ¿cómo se ve esto en el mundo real? Manuel Troya es el gerente de Pajaretillo, una explotación ganadera de la Sierra de Cádiz (España). Está reconvirtiendo su explotación en una de agricultura regenerativa a través de nuestro Programa Carbon+.

Según Manuel, sus costes de insumos han disminuido un 20% desde que cortó los lazos con los fertilizantes químicos. Los resultados van más allá de su bolsillo. La biodiversidad ha aumentado, su suelo es más sano y tiene más acceso al agua.

Manuel atribuye su éxito a la gestión holística. Como él dice:

“El abono más eficaz no es químico. Es el descanso del suelo y el impacto animal.”

Frank Glorie, director del GAEC Nolaine en Francia, se hace eco del mismo mensaje. Su explotación regenerativa nunca ha utilizado fertilizantes artificiales ni pesticidas. En su lugar, su explotación ha mantenido una alta productividad gracias a una serie de prácticas diversas.

«Las granjas no necesitan fertilizantes. Necesitan estímulos para que los nutrientes libres del suelo estén disponibles para su uso. Si se hace bien, es muy rentable»


— Frank Glorie

EL RETO

No se puede prescindir de los fertilizantes de la noche a la mañana. Si se cambia repentinamente de un sistema a otro, se corre el riesgo de reducir el rendimiento y los ingresos.

Como resalta Ashish Kaour, un agricultor en transición hacia la agricultura regenerativa, se trata de un gran cambio. «La agricultura paralela es imprescindible hasta que tus finanzas sean estables».

Aunque se ha demostrado que la agricultura regenerativa puede aumentar los beneficios hasta un 60%, los agricultores deben pasar primero por un periodo de transición.

La caída inicial de la productividad de la tierra y los costes asociados durante la transición son sin duda un desafio. Pero a través de nuestro Programa Carbon+, puede acceder a ayuda financiera mientras realiza el cambio.

¿Quieres apoyo para implantar la agricultura regenerativa?

OBSERVACIONES FINALES

Los agricultores son personas que han desarrollado una adaptación a los cambios que muy pocos trabajadores serían capaces de soportar. Y aunque la transición a la agricultura regenerativa requiere un tipo de adaptación nuevo y desconocido, no se puede negar que merece la pena la recompensa.

Cortar los lazos con los fertilizantes químicos no se hace de la noche a la mañana. Pero si lo haces ahora, estarás mucho mejor posicionado en el futuro.